Hace sólo unos días que dejamos ‘volar’ por la red mi propia página web. Es emocionante y al mismo tiempo asusta. Decidirte a empezar un proyecto nuevo siempre cuesta, dudas de ti misma, no crees que estés preparada. Es curioso, creen más en ti los que están a tu alrededor y no sienten en su ánimo tus temores más íntimos, que tú que en teoría te conoces mejor… será por eso.

Pero aquí estoy, mirando hacia delante y a la expectativa. ¿Es posible despertar los instintos arrinconados?

Supongo que he tenido suerte, y mucha. He crecido en un ambiente rural , soy hija y nieta de ‘pagés’, y la vida en contacto con la naturaleza tiene pocos secretos para mí. La respeto y estoy ligada a ella sin artificios, y aunque ahora estoy en un ambiente más urbano, mi manera de ser, de ver y entender las cosas, y, porque no decirlo, mi manera de comer, tienen todo que ver con ésta relación.

He estudiado y he evolucionado porque el instinto sólo no basta. Hay que comprender y aplicar. La base ya existe, sólo faltaba ampliarla.

Hay tantas ganas de explicar y ayudar. Es casi una necesidad.

Nos explican cuánto daño nos puede hacer el tabaco, la droga, el alcohol, pero ¿por qué pasan de puntillas sobre la comida procesada? ¿por qué no nos explican en qué condiciones malviven los animales destinados al consumo al ‘por mayor’? ¿Cuántos organismos modificados genéticamente hay en nuestra cesta de la compra?

Sin embargo hay que admitir que seguramente a muchos de nosotros eso nos importa bien poco, por no deci nada en absoluto. Un animal pasa a ser sólo un trozo de carne en una bandeja de poliespan, tan aséptico como lo puede ser una zanahoria.

Id un día al hipermercado, mirad lo que la gente lleva en sus carros y luego mirad su complexión. ¿No os parece que hay una relación entre el contenido y el aspecto físico del comprador? Luego mirad con atención vuestro carro, ¿hacia que lado se decanta la balanza? ¿Qué percepción tenéis de vosotros mismos?

No hay que prestar atención a lo que comemos cuando ya es demasiado tarde. Hay que comer bien para evitar tener que hacerlo por obligación. Cuidarse es una placer, y nuestra manera de comer la mejor medicina natural.


Los textos que aquí se trabajan tienen un carácter exclusivamente informativo. En caso de duda siempre se debe consultar a un facultativo. Menjasalut no se hace responsable de los posibles perjuicios sufridos por la automedicación.
Como nutricionista mi función básica es informar y/o aconsejar, nunca sustituir la labor de los profesionales médicos.

-------------------

Els textos que aquí es treballen tenen un caràcter exclusivament informatiu. En cas de dubte sempre s’ha de consultar a un facultatiu. Menjasalut no es fa responsable dels possibles perjudicis patits per l’automedicació.
Com a nutricionista la meva funció bàsica és informar i/o aconsellar, mai substituir la feina dels professionals mèdics.