Hace poco me propusieron que hiciera un taller abierto para hablar de qué es la nutrición. Vaya!, me quedé perpleja, parecía fácil, y precisamente es lo más complejo que me han sugerido hasta ahora.

Cómo comunicar a los demás lo que la palabra significa para mí sin caer en tópicos soporíferos. No será sencillo, y me va a costar, pero es una propuesta que me ha hecho mucha ilusión y ya he empezado a darle vueltas casi sin darme cuenta, y me va ‘atacando’ a traición por todos los rincones de mi casa.

Comer no es sólo ingerir, digerir y, si todo va bien, ya sabéis….:), hay mucho más detrás, hay toda una liturgia, es un acto social de primer orden y forma parte de nuestra cultura e identidad.

Pero ¿y si hablamos como individuos?, ¿qué debemos perseguir?, lisa y llanamente, nuestro equilibrio. En mis talleres no me canso de repetir siempre lo mismo, como una letanía, no se trata de hacer dieta, se trata de harmonía entre cuerpo y mente.

Trabajar para conseguir dicho propósito empieza por cuidar nuestros intestinos, sin esto que parece una obviedad, el resto se desequilibra. No es para tomárselo a broma, hasta que no tengamos claro que todo, absolutamente todo, está relacionado, no habremos entendido nada de nada.

¿Pensáis que nuestros intestinos tienen como única función procesar la comida que ingerimos? Uf!, que equivocados estamos.

Imaginad que somos agricultores, plantamos nuestras semillas y no hacemos nada más, ahí termina toda nuestra intervención, no regamos, no cuidamos la tierra, además, y de forma sistemática, utilizamos pesticidas, ¿cuál creéis que será el resultado? Estamos abocados al desastre.

Nuestro intestino, un microcosmos fascinante, un universo dentro de otro mayor. Nuestra salud y nuestro equilibrio físico y mental dependen en gran medida de que seamos conscientes de lo importante que es. Y es aquí donde quiero llegar, a transmitir que la nutrición es nuestro manual y herramienta más potente para hacerlo. Ignoramos, y a veces de forma deliberada, que con nosotros conviven millones y millones de microorganismos, nuestra particular y fascinante microbiota. Sin ellos no somos, y sin nosotros no son, pero si no les prestamos atención y no los cuidamos debidamente vamos a abrir la puerta a muchas enfermedades de marcado carácter inflamatorio y, lo que es peor, se van a cronificar.

Podría haber dado muchos datos científicos al respecto, pero somos algo más que materia orgánica y reacciones físico-químicas, tenemos consciencia, y antes que hablar de cifras y macro y micronutrientes, me gustaría que entendierais que nuestro cuerpo es nuestra responsabilidad, sólo nuestra, y que nutrición no es sólo ingesta, es equilibrio.


Los textos que aquí se trabajan tienen un carácter exclusivamente informativo. En caso de duda siempre se debe consultar a un facultativo. Menjasalut no se hace responsable de los posibles perjuicios sufridos por la automedicación.
Como nutricionista mi función básica es informar y/o aconsejar, nunca sustituir la labor de los profesionales médicos.

-------------------

Els textos que aquí es treballen tenen un caràcter exclusivament informatiu. En cas de dubte sempre s’ha de consultar a un facultatiu. Menjasalut no es fa responsable dels possibles perjudicis patits per l’automedicació.
Com a nutricionista la meva funció bàsica és informar i/o aconsellar, mai substituir la feina dels professionals mèdics.